Domingo V de Adviento
sábado 15 de diciembre de 2018

19'00 h.
Parroquia Mozárabe de las Santas Justa y Rufina


Profecía Isaías 16, 1-5

Moab y Jerusalén

«Enviad un cordero al soberano del país,
desde la Peña del desierto al Monte Sión».

Como pájaro espantado,
nidada dispersa,
así van las hijas de Moab
por los vados del Arnón.

Dadnos consejo,
haced de árbitro;
sea tu sombra como la noche | en pleno mediodía.
Esconde a los fugitivos,
no descubras al prófugo.

Da asilo a los fugitivos de Moab,
sé tú su refugio
ante el devastador.

Cuando cese la opresión,
termine la devastación
y desaparezca el que pisoteaba el país,
entonces el trono se fundará en la clemencia:
desde él regirá con lealtad,
en la tienda de David,
un juez celoso del derecho,
dispuesto a la justicia.

Apóstol 1 Carta a los Tesalonicenses 5, 14-23

Os exhortamos, hermanos, a que amonestéis a los indisciplinados, animéis a los apocados, sostengáis a los débiles y seáis pacientes con todos. Mirad que nadie devuelva a otro mal por mal; esmeraos siempre en haceros el bien unos a otros y a todos. Estad siempre alegres. Sed constantes en orar. Dad gracias en toda ocasión: esta es la voluntad de Dios en Cristo Jesús respecto de vosotros. No apaguéis el espíritu, no despreciéis las profecías. Examinadlo todo; quedaos con lo bueno. Guardaos de toda clase de mal. Que el mismo Dios de la paz os santifique totalmente, y que todo vuestro espíritu, alma y cuerpo, se mantenga sin reproche hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Evangelio: Lucas 17, 20-24

La venida del reino de Dios.

Los fariseos le preguntaron: «¿Cuándo va a llegar el reino de Dios?». Él les contestó: «El reino de Dios no viene aparatosamente, ni dirán: “Está aquí” o “Está allí”, porque, mirad, el reino de Dios está en medio de vosotros». Dijo a sus discípulos: «Vendrán días en que desearéis ver un solo día del Hijo del hombre, y no lo veréis. Entonces se os dirá: “Está aquí” o “Está allí”; no vayáis ni corráis detrás, pues como el fulgor del relámpago brilla de un extremo al otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su día.

SUBIR