La parroquia de San Sebastián








En el camino antiguo de ronda, sobre las murallas que entre puente y puente defendían la ciudad de Toledo, discurriendo paralelo sobre el foso natural que el Tajo forma alrededor de la ciudad, casi hacia su mitad, se halla enclavada la iglesia de San Sebastián, en un paraje que hoy se conoce con el nombre de la Cornisa, y que antes se llamó Carreras de San Sebastián.


HISTORIA

La Iglesia de San Sebastián se localiza en el denominado “Barrio de Curtidores”, dentro del cual se enmarcarían antiguamente construcciones defensivas como la puerta de Bab al- Dabbagin o “puerta de los Curtidores”.

Esta iglesia es uno de los recintos sagrados más antiguos de Toledo ya que su fundación se remonta al periodo visigodo entre los años 601 al 602.

Esta iglesia a lo largo de sus 1400 años de existencia ha tenido tres etapas completamente diferenciadas: La visigótica que se inicia con su fundación, la islámica que comprende el periodo durante el que Toledo estuvo bajo el dominio musulmán y en él fue transformada en mezquita, y la tercera y última la  cristiana que comienza en el momento en que se hace iglesia mozárabe.

-Etapa VISIGOTICA

La  erección de este templo tuvo lugar entre los años 601 a 602 durante el breve reinado del rey godo Liuva II quien es posible levantara esta iglesia como pequeña basílica sobre otro templo romano ya existente quizás dedicado a alguna divinidad pagana.

La primera referencia histórica que de él tenemos, hace mención a que fue una de las seis parroquias mozárabes erigida en la época de los Concilios Toledanos, concretamente la tercera en orden cronológico según sabemos por unos versos atribuidos a San Ildefonso que fueron hallados en la biblioteca Capitular.

-Etapa MUSULMANA

Con la invasión de los musulmanes la iglesia visigoda se transformó en mezquita cuyo nombre fue el de Al-Dabbaguin o mezquita de los curtidores. No tenemos noticias de la fecha en que se produjo esta transformación que debió de acontecer en los siglos X u XI.

Se sabe que Fath ibn Ibrahim al'Umawi, conocido por al-Qasari (934-1013) edificó una mezquita en los terrenos que ocupaba el barrio de los curtidores de Toledo, próxima a las clepsidras o relojes de agua que el genial astrónomo Azarquiel levantara por orden del rey Al-Ma´mun. Esta mezquita, denominada de al-Dabbagin, parece ser la actual iglesia de San Sebastián, pues en ella se han encontrado trazas inequívocas de un edificio islámico además de materiales romanos y visigóticos reutilizados, algo que era muy habitual en edificios construidos por los musulmanes.

Sí conocemos que en lo que hoy es la fachada principal, estuvo el muro de la kibla sobre el que se abrió el Mihrab, y que se construyó también un alminar coronado por un minarete.



-Etapa CRISTIANA

No hay noticias precisas de cuando esta mezquita retornó al culto cristiano, si bien fue durante los últimos tiempos del dominio musulmán o una vez que la ciudad fue reconquistada por Alfonso VI el año 1085.

Alfonso VI cuando toma Toledo dona 6 mezquitas a los mozárabes de la ciudad. Esto provoca un efecto llamada y muchos mozárabes del resto de España se trasladan a Toledo llevando consigo las imágenes de los santos de sus zonas, de ahí que en esta ciudad haya devoción a muchos y diferentes santos. Así tras la etapa musulmana, San Sebastián se convirtió en parroquia mozárabe.











Posiblemente en los primeros momentos los cristianos debieron readaptarla  simplemente instalando altares, y dejando el alminar. Cuando ya se afianzaron en sus conquistas, y vieron alejarse el peligro árabe, tras la batalla de las Navas de Tolosa es cuando deciden cambiar el minarete musulmán por un campanario trasformando así el alminar en torre cristiana
















Lo que es seguro es que ya en 1168 el edificio aparece citado como iglesia mozárabe, por lo que la iglesia de San Sebastián es una de las más antiguas de Toledo, con casi 900 años de advocación cristiana ininterrumpida. Es además una de las parroquias denominadas Mozarábes, cuya existencia como tal aparece atestiguada en documentos fechados en 1168 y 1169.

El edificio fue posteriormente reformado a partir del siglo XIII en sucesivas etapas pero con preeminencia del estilo mudéjar.

Durante el reinado de los Reyes Católicos y bajo el patrocinio del Cardenal Mendoza se levantó una  gran capilla ojival que estuvo adosada a la nave de la epístola y que debió de tener grandes dimensiones.

En tiempos de Carlos V, concretamente el año 1520, se vio afectada por las guerras de los Comuneros de Castilla, quienes al igual que hicieron en otras iglesias de Toledo desmontaron sus campanas para con su metal hacer cañones con los que enfrentarse a las tropas del emperador.

A finales del siglo XVI, y sin que se conozcan las causas, se produjo, un  despoblamiento de la zona donde está ubicada, circunstancia que la dejó casi sin feligreses, pasando entonces a ser por designación del arzobispado sede canónica de varias cofradías.

En el siglo XVII al vetusto edificio, en ruinoso estado va a cambiar la orientación de su fachada principal, y en él se  hacen diversas reformas,  pero va a ser en el siglo XVIII cuando sus transformaciones van a ser más profundas, se derriba la capilla adosada hecha en tiempos de los Reyes Católicos. Se cubren de yeso la totalidad de los paramentos de la iglesia incluidos sus artesonados que quedan tapados por cielos rasos y se hace un retablo de estilo corintio y madera dorada que fue realizado por Andrés Huerta y costo 37.740 reales.

Pero la falta de feligreses hace que ya en el siglo XIX pierda su parroquialidad y como consecuencia sus objetos de culto se dispersan por otros templos de la ciudad. A esta circunstancia se une la desamortización, por la que pierde unas pequeñas rentas y propiedades, quedando sumida en la más absoluta pobreza y en un ruinoso estado. El culto que en ella se da, queda reducido a la celebración el día 20 de enero de la festividad de San Sebastián.










En 1916 por suscripción popular se afronta una primera restauración que será secundada por una decisiva intervención que se hace en 1970 que le devuelve su original aspecto, al quitar el yeso de sus paramentos y los cielos rasos e sus artesonados. Recientemente este templo ha sido de nuevo restaurado por el Consorcio de la Ciudad de Toledo.














Hasta que la iglesia quedó sin culto era tradición cada día 20 de enero, festividad de San Sebastián, sacar en procesión la imagen del santo. Era una fiesta con mucho arraigo en el barrio, una multitud acompañaba a la imagen.







ARQUITECTURA


- EXTERIOR

Exteriormente se nos presenta como un templo pequeño, de planta rectangular, construido en ladrillo y mampostería encintada, que alza su fachada mirando hacia los cerros del Valle. En ella se abre su puerta principal que está flanqueada por dos recios contrafuertes y coronada por el  frontón de un hastial.

En la fachada opuesta que es la más antigua del edificio y en la que antes estaba la entrada, tiene incrustada una torre de pequeñas dimensiones




- INTERIOR


El inmueble presenta una planta longitudinal de unos 150 m2, de tipo basilical, que consta de tres naves, y una cuarta más adosada en su lado este, así como una pequeña sacristía.






Es un edificio mudéjar, de planta basilical, levantado sobre los restos de una antigua mezquita, la de Al-Dabbagin. Según los estudiosos del tema, este templo fue la antigua Mezquita de Al-Dabbagin y su estructura, en base a una planta rectangular de forma basilical, está organizada mediante dos arquerías paralelas, que determinan tres pequeñas naves, compuestas por cinco arcos de herradura construidos en ladrillo que descansan sobre dos capiteles romanos y seis visigodos y por otros tantos recios fustes.; capiteles y fustes no tienen el mismo diámetro y son todos ellos diferentes lo que da a este templo un singular aspecto.





La reutilización en mezquitas de material antiguo, paleocristriano, bizantino o godo, fue habitual en Al-Andalus en los siglos VIII y IX. También se pueden ver fustes, pilastras y capiteles premusulmanes en otras iglesias antiguas que fueron mezquitas:  El Salvador, Santas Justa y Rufina, Santa Eulalia, San Román, San  Andrés, San Bartolomé, Santiago del Arrabal …

Las techumbres de sus tres naves son de armadura de madera, dos de ellas la central y la epístola formadas por artesonados de par y nudillo y la del Evangelio de alfarje plano

Entre los restos arquitectónicos más antiguos que todavía se conservan en el edificio, encontramos parte de un arco de herradura en el muro que separa la nave de la Epístola de la nave de la Capillita, asociado a un aparejo que podría estar relacionado con la fase islámica del edificio.








Es una iglesia preciosa, recientemente restaurada por fortuna, pues en los años precedentes presentaba un gran deterioro, y que actualmente es visitable previa cita con el Consorcio de Toledo (que realizó una rehabilitación integral de la misma), ya que no posee culto  en la actualidad.

Desde 2010, esta Iglesia cuyos muros han sido testigos de catorce siglos de la historia de Toledo, es la sede canónica de la Cofradía Internacional de Investigadores.










EL SANTO

San Sebastián mártir: capitán de la primera corte de la guardia pretoriana. como buen cristiano, ejercitaba el apostolado entre sus compañeros, visitaba y alentaba a los cristianos encarcelados por causa de Cristo. Esta situación no podía durar mucho, y fue denunciado al emperador Maximino quien lo obligó a escoger entre ser su soldado o seguir a Jesucristo.

El santo escogió la milicia de Cristo; desairado el Emperador, lo amenazó de muerte, pero San Sebastián, convertido en soldado de Cristo por la confirmación, se mantuvo firme en su fe. Enfurecido Maximino, lo condenó a morir asaeteado: los soldados del emperador lo llevaron al estadio, lo desnudaron, lo ataron a un poste y lanzaron sobre él una lluvia de saetas, dándolo por muerto. Sin embargo, sus amigos que estaban al acecho, se acercaron, y al verlo todavía con vida, lo llevaron a casa de una noble cristiana romana, llamada Irene, que lo mantuvo escondido en su casa y le curó las heridas hasta que quedó restablecido. Se presentó con valentía ante el Emperador, desconcertado porque lo daba por muerto, y el santo le reprochó con energía su conducta por perseguir a los cristianos. Maximino mandó que lo azotaran hasta morir, y los soldados cumplieron esta vez sin errores la misión y tiraron su cuerpo en un lodazal. Los cristianos lo recogieron y lo enterraron en la Vía Apia, en la célebre catacumba que lleva el nombre de San Sebastián.

- "El Escudo de España en la Iglesia Mozárabe de San Sebastián": Artículo sobre heráldica escrito por el numerario Hilario González a raíz del descubrimiento de unos escudos en el artesonado de la iglesia en 1916.

FUENTES:

Texto (adaptado): LA IGLESIA DE SAN SEBASTIÁN. (TOLEDO) por Fernando Aranda Alonso
Fotografías antigüas: Toledo Olvidado: La Iglesia de San Sebastián

SUBIR

Parroquia Mozárabe de las Santas Justa y Rufina. c/ Santa Justa, 4. 45001-Toledo. Tfno. 925 212 713 - e-mail: Parroquia@SantasJustayRufina.org

Las imágenes, textos, vídeos y cualquier otro material utilizado son propiedad de sus respectivos autores y/o propietarios.

En particular: © Parroquia de Santa Justa y Rufina 

Contactar con el webmaster

Web optimizada para Microsoft Internet Explorer® 6.0 o posterior. Resolución de pantalla 1024 x 768.